El amor puede ser sano, bondadoso, respetuoso…pero también puede ser asfixiante, agobiante, tóxico y anulador.